Cambio de pantalla Xiaomi

Son muchas las ocasiones, en las que accidentalmente, o por las prisas…..o por mil motivos, nuestro teléfono acaba en el suelo y al cogerlo nos damos cuenta de que algo no funciona.

Ya no es que el protector de cristal templado se haya roto, sino porque la propia pantalla ó el display, se ve raro…..se ve mal.

Lo fácil normalmente es cuando hay que cambiar el cristal templado, ya que cúter en mano y un poco de tiempo y paciencia es lo único necesario para quitar el roto y colocar el nuevo.

En ésta ocasión, nos vamos a poner a sustituír la pantalla entera para lo cual vamos a necesitar ó bien una pistola de aire caliente con temperatura regulable, ó bien una plancha de sustitución de pantallas (artesana ó herramienta profesional), la cual te suministra en una superficie de medio folio A4, calor homogéneamente a la termperatura deseada para aplicar al adhesivo que hay bajo la pantalla, para que pierda temporalmente su adhesión al chasis del teléfono y poder extraer la pantalla.

En este caso, opto por la herramienta de la que dispongo en este caso como es una pistola de aire caliente, para distribuír el calor con una temperatura de 180º sobre la pantalla. Esto lo hago a una distancia de unos 5 cm durante unos 2 minutos sobre el perímetro del teléfono.

Pasados esos 2 minutos y con la ayuda de un cúter para poder entrar fácilmente entre la pantalla y la carcasa del teléfono, introducimos muy poco a poco y con extremada paciencia la parte cortante/punzante para abrirnos hueco y poder introducir un útil de plástico. Esta parte hay que hacerla con mucho cuidado para no dañar ni la carcasa del teléfono, ni resquebrajar el display y dejar restos del mismo en el interior del teléfono.

Pasamos ahora a quitar la parte trasera del teléfono, para ello lo primero que hay que hacer es extraer la bandeja conde va alojada la tarjeta SIM. Una vez fuera, con la misma herramienta que hemos sacado la pantalla procederemos a hacer un proceso similar, es decir, primero abrir un pequeño hueco por el lateral para poder introducir un útil de plástico y así no rallar la tapa. Nos quedará el teléfono tal que así…

Parte trasera sin tapa

Podemos apreciar perfectamente, que la batería va incrustada justo debajo de una faja ancha (que a la postre es la que vamos a quitar para sustituír la pantalla).

El siguiente paso será desconectar las 2 fajas que conectan la pantalla a la placa principal del teléfono. Donde la faja ancha (justo encima de la batería) es la faja que lleva la imagen al display, y la fajita pequeña (justo a su derecha) es la faja que lleva la parte táctil.

Desconectando la faja grande de la pantalla
Desconectando la faja pequeña de la pantalla

Una vez desconectadas ambas fajas, nos quedará extraer la pantalla con sumo cuidado para que no se nos parta ninguna de las fajas y se nos queden los restos en el interior del teléfono.

Detalla de la pantalla extraída, y el motivo de su sustitución

El proceso de colocación de la pantalla nueva, como podrás imaginar es justo lo contrario. Es decir, pasar ambas fajas primeramente por los orificios de la placa principal para poder colocar sus conectores, y que queden bien sujetos, para luego encender el teléfono y comprobar que tanto la pantalla tiene todos sus píxels correctos y la parte táctil funciona perfectamente por toda la pantalla.

Ya con la pantalla conectada y comprobada, procederemos a sellar la pantalla. Para ello, aplicaremos a lo largo del borde del teléfono un adhesivo especial para pantallas de móvil, para que nos quede un pequeño hilillo adhesivo. Una vez puesto este adhesivo, procederemos con sumo cuidado a colocar primeramente la pantalla en su sitio, y cuando nos hayamos asegurado que está bien asentada, apretaremos poco a poco la pantalla a la carcasa para que se quede completamente adherida.

Adhesivo para pantallas

Una buena forma de asegurarse su buena adhesión, es colocar el teléfono con la pantalla hacia hacia abajo sobre una superfície «cómoda», como puede ser un mantel limpio para que asiente bien la pantalla, y sobre él colocar objetos como libros encima (con un par de libros de no mucho peso, es suficiente), durante unas pocas horas. Así nos aseguraremos que se quede bien adherida la pantalla.

Para terminar de cerrar el teléfono, recolocaremos la tapa posterior, y la bandeja con la SIM.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.