¿Tecnología? según como y quién

La semana pasada, asistimos atónitos a 2 hechos diametralmente opuestos pero racionalmente sin lógica alguna.

Por un lado, contemplamos como uno de los diputados del partido de la oposición, ante una votación (bueno, no fue 1 ocasión…sino 3) consistente en pulsar SI…ó NO. difícil, eehhhh. Pues se «confundió», ó según el, malinterpretó las respuestas para/con las preguntas, ó según su partido fue un error informático y armó la de san quintín, porque no les habían permitido volver a realizar la votación y era secuestro de bla, bla, bla. Todo por una votación para sacar adelante la reforma laboral, una reforma para beneficiar (ó perjudicar) a los millones de trabajadores de éste país. TELA….

Mientras tanto, vemos y contemplamos a diario cómo nuestros mayores (y no tanto) tienen que agenciárselas con la tecnología, que aunque no se lleven bien con ella (no tienen por que), no les queda más remedio para tantas y tantas cosas. El hecho que resulta curioso, es que nadie cuenta con ellos para estos avances, pero se los venden como que para ellos va a ser más fácil hacer las cosas. TELA.

Así, cuando va el pensionista jubilado de turno, orgulloso de haber sido un trabajador honrado durante toda su vida, a la caja de ahorros donde tiene guardado su dinero, para sacar unos pocos euros a principio de mes….se da cuenta de que el bancario de turno que le atiende en ventanilla (si es que su oficina aún tiene), le insta a que él mismo vaya al cajero automático y cómodamente saque su dinero. Sus jefes le «obligarán» a ello, si. Pero lo que él no sabe, o no quiere saber, es que con esa acción está dificultando la vida a ese jubilado, a la vez que le está enseñando a cómo mandarle al bancario a la cola del paro.

Muchos avances, quizás demasiados. Pero con lo que el mundo no cuenta o no quiere contar, es que entre tantos seres humanos, los hay con dificultades (por su edad) para el aprendizaje a estas alturas de su vida, a usar teléfonos móviles, tabletas e incluso ordenadores con acceso a internet, para cosas tan simples como el acceso a capital para adquirir bienes y servicios de primera necesidad.

La tecnología es buena, según cómo y para que se use. ASI NO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.