Soldadura con resina Vs soldadura con flux

El proceso de soldadura con estaño, siempre se ha caracterizado por la disolución de una aleación de estaño con plomo y con resina hasta el año 2006, fecha en la que se prohibió según la normativa ROHS (Restriction of Hazardous Substances), restrición a sustancias peligrosas.

Desde esa fecha, todo producto electrónico debe de estar libre en su soldadura de plomo.

Aparte del plomo, una de las sustancias que se utilizaban en el proceso de soldadura, era resina, la cual iba en la aleación para formar el hilo de estaño y favorecer su fluidez a la hora de aplicar la soldadura.

El problema de la soldadura con resina, era que cuando el PCB que tenía la resina fundida tenía que soportar elevadas temperaturas, ésta se ennegrecía y de cara a las reparaciones resultaba muy costosa de quitar, ya fuese rascando con materiales afilados o con cualquier otro método, aparte del riesgo de romper alguna pista cercana en caso de hacerlo con brusquedad.

Ante dicho problema, surgió el método de utilizar flux en lugar de resina. Este producto químico, lo que hace es limpiar las superficies de contacto donde va a ir derretido el estaño, de cualquier impureza y óxido, aparte de ayudar a fluir la aleación estaño/cobre. Esto hace, que la soldadura quede limpia (gracias al flux), y con una buena continuidad eléctrica (gracias al cobre/estaño).

Es posible que nos «choque» el simple hecho de que las soldaduras hasta el 2006 se vean más bonitas y brillantes que a partir de ese año. Esto es simplemente, por el hecho de que el plomo hacía que quedasen brillantes a la vista y estéticamente más agradables. Eso sí, mucho mucho más contaminantes.

Por eso, cuando realizamos una soldadura con hilo de estaño manual, nos queda más «fea» debido a la ausencia de ese brillo. Pero resulta mucho más funcional, debido a que con el uso del flux, nos va a quedar mucho más saneada y fluida que con el uso de resina.

En lo que se refiere a equipos de sonido, esto se ve perfectamente en equipos de más de 20/30 años, ya que en su mayoría están fabricados mediante soldadura manual y la utilización de estaño con resina y plomo. Esto hace que queden brillantes (por el plomo), pero estéticamente sucios (por la resina). Evidentemente, no quiere decir que sean mejores o peores que los actuales, debido a que una norma no escrita en la electrónica de consumo es precisamente…..que lo antiguo funciona y aguanta mejor el tiempo. Cosa que suele ser correcta.

Es el hecho de que simplemente, de cara a reparaciones y aunque suela ser más costoso de limpiar…..también es más fácil debido a que son fabricaciones totalmente analógicas y de fácil búsqueda de repuestos.

Diferencia entre fabricaciones anterior y posterior a 2006. estaño con resina y plomo arriba, estaño con flux y sin plomo abajo.
Detalle del fader más negro y sucio por la resina, pero más brillante por el plomo en la soldadura

Como bonus al artículo, y cosa que pasa en las mesas PIONEER y BEHRINGER, es el «detalle» de los tornillos en las PIONEER y el agujero (para tornillo) en las mesas BEHRINGER.

Esto en las mesas PIONEER, no es sólamente para sujetar el fader al chasis de la mesa, sino que sirve como bloqueo de final de carrera, para que cuando subimos la palanca hasta arriba del todo, no pueda llegar al final del todo y llegue a desgastar el carboncillo del final, ya que de lo contrario, no habría continuidad eléctrica y se cortaría el sonido al llegar al tope del fader.

Detalle de los tornillos de sujeción del fader, y para evitar que llegue la palanquita a los topes superior e inferior. Ya que en caso de llegar al tope superior, se desgastaría el carboncillo del potenciómetro y con ello perderíamos el sonido con el canal «arriba»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.